Constructos de Complicidad Cultural: Tecnología inspirada para hacer realidad proyectos artísticos

Autora: Ada Oliver Vásquez

Este enero 2022 me senté con el artista Daniel Ruanova y platicamos sobre la tecnología, los cambios en el mundo y su última iniciativa, Constructos de Complicidad Cultural, la cual busca fusionar el arte con la tecnología financiera (fintech) y así democratizar la compraventa de obras de arte.


En sus inicios, la segunda década del siglo XXI trajo retos que pocas personas en el mundo hubieran imaginado. Sin duda hubo científicos, médicos e investigadores que sospechaban que algo así podría suceder y seguro tenían razones para estar preocupados; razones que ellos veían, pero quizá nosotros no. Pero aun así, ¿quién pudo haber imaginado el impacto económico, social, psicológico y hasta cultural que la pandemia iba a tener sobre el colectivo global? Seguramente nadie. No así. No tan vasto, no tan interminable, no tan permanente.


Pero el mundo realmente nunca se detuvo. No por completo. La tecnología no lo permitió. Un importante número de personas en el mundo entero aprendieron a trabajar desde casa y un incalculable número de restaurantes, comerciantes y creadores idearon nuevas formas de llevar sus productos o servicios al usuario final. El ingenio y la creatividad hicieron uso de plataformas y aplicaciones para que el mundo rodara y la vida, de alguna manera, continuara.

Constructos de Complicidad Cultural tiene su punto de partida en la creencia de Daniel Ruanova de que la cultura hace al artista y no al revés:

" En mi experiencia de artista fronterizo, tijuanense, me asumo totalmente un constructo del lugar de donde soy, he logrado verme a veces desde afuera y veo la geografía en mi… lo que antes pensaba que era mi individualidad, es realmente el conjunto de lo que se me ha ido pegando de mi alrededor, de mi entorno,"
Entrevista artista de tijuana
Daniel Ruanova y yo hablando sobre Constructos de Complicidad Cultural

señaló Ruanova en una entrevista que realizamos en las instalaciones de Klub Alibre. A partir de la pandemia por Covid19 Daniel, al igual que otros creadores, se encontraron ante la realidad de que el artista tenía que responder a este hecho sin precedentes de alguna manera; que había que buscar las cosas que necesitábamos a pesar de no tener acceso físico a ellas, enfatizó.

La pandemia arrastró muchas cosas, devastó proyectos, negocios, relaciones y planes. Como un incendio forestal, acabó con mucho de lo que encontró en su camino, dejando atrás pedazos calcinados de lo que pudo haber sido algo.


Pero igual que como ocurre en los incendios forestales, los residuos sobre la tierra no son algo inerte; detrás de la pérdida hay vida, hay potencial y hay muchas, muchas posibilidades. El suelo de pronto se convierte en un campo fértil, desde el cual empieza a crecer algo, al principio tímido, pero después robusto: como los hongos que crecen sobre campos quemados, que por encima parecen no ser nada, pero que a solo centímetros de la superficie, están creando una realidad no vista, que tiene la capacidad de conectar la flora de casi el mundo entero.


En tiempos de pandemia fue un poco más fácil cuestionar las estructuras que acercaban el arte a la gente, continuó el artista, las vimos desmoronarse y nos dimos cuenta que algo que antes veíamos como trivial, como Instagram o Facebook, se convirtieron en plataformas laborales para ciertas personas. La clausura que se dio no solo del mundo del arte, sino del mundo en general, puso a Ruanova a pensar en que en el mundo del arte, muchas organizaciones no estaban preparadas para algo como la pandemia.


Históricamente, Daniel, así como otros artistas locales, ha exportado mucho de su arte. Tras una estancia en China, él y su esposa, la artista plástica Mely Barragán, regresaron a Tijuana a reconectarse con sus raíces y con su gente, a exponer en el CECUT después de 10 años de no hacerlo y a ver qué más podían hacer en su ciudad, que Ruanova describe como una frontera fértil y loca, en el mejor sentido.


Para Daniel, la pandemia llegó en un momento verdaderamente coyuntural, en el que la tecnología infiltra, impacta, forma y deforma, casi todo lo que vivimos, compramos y hacemos. En poco tiempo, se dio cuenta que la tecnología nos puede empoderar para decidir cuál es la cultura que nos va a representar y empezó a ver la oportunidad de democratizar el arte.


Partiendo de su creencia de que entre más personas se sumen a un proyecto artístico, mayor será su valor cultural, Daniel tuvo un encuentro casi providencial Armando Oliver de Alibre y empezaron a dialogar para darle forma a una idea que representaría una nueva vía de acceso al arte y de participación en el proceso creativo para todo el que se interesara.

Constructos de Complicidad Cultural nace como un proyecto específico que, a través de un programa de membresías con aportaciones mensuales accesibles, convierte al espectador en cómplice y en micro mecenas de un abanico de opciones artísticas que se podrán hacer realidad a través del apoyo de los diversos miembros, cuyas cuotas le darán sustentabilidad a las obras, creando legados culturales para Tijuana y en el futuro, quizá para otras regiones también. Un ganar-ganar, facilitado por la tecnología e inspirado por el arte.


Una mensualidad hecha a través de la aplicación Kuota.app de Alibre, permitirá que cualquier persona interesada en apoyar el arte o el proyecto específico de un artista, lo haga con absoluta transparencia. La idea de Daniel y de todo el equipo que trabaja en Constructos de Complicidad Cultural, es ofrecer al artista un modelo para concretizar un proyecto artístico que ofrezca un bien cultural a la región y que a través de un colectivo de miembros se pueda hacer realidad. Además, el miembro recibirá beneficios concretos, que van desde conferencias hasta obras del artista, junto con la satisfacción que puede conllevar el ser un facilitador del desarrollo artístico de su región.

Con la seguridad de que esta semilla florecerá en la tierra fértil que es Tijuana, el futuro bien puede ver al modelo replicarse en otras ciudades, apoyar la profesionalización del artista e impulsar una cultura nueva en un momento histórico en el que documentar la vida a través del arte y la tecnología, resulta más indispensable que nunca.



#volunteer #charity

61 views0 comments

Recent Posts

See All